La transparencia es un valor fundamental de las organizaciones del tercer sector. Tenemos la obligación de mostrar de forma clara de dónde provienen los fondos utilizados y a qué se destinan.